Seguidores

lunes, 28 de octubre de 2013

Acomplejarse...

¿Qué me pongo? Me pregunto asustada de que podrán pensar ellas de mi...
Me pongo un jersey verde agua, unos vaqueros y unas botas altas negras.
Salgo despedida de la puerta y me encamino al instituto.
-¡Que se supone que llevas puesto sapo!_Dijo una de mis amigas mirándome de arriba a bajo con desaprobación.
-Eh... Bueno...Yo, yo no sabía que ponerme y deci...
-Me da igual que decidieras, o te sacas esos trapos, o no te acerques a nosotras, me das asco...
-Dios, y esas botas, de que época serán_ tras decir esto, todas empezaron a reír y a reír, Sara (una de mis "amigas") tenía un café en las manos y decidió tirarmelo encima.
Salí corriendo al baño, y me mire en el espejo.
Las lágrimas resbalaban por mi pálido rostro ahora manchado de maquillaje, para que me echaría esos potingues.
Lo único que uno no debe hacer es acomplejarse, se que para algunas personas el no ser aceptado es de lo más amargante pero hay que asumirlo y crear nuevos lazos, es lo mejor que se puede llegar ha hacer...

2 comentarios:

  1. ¿Eso te sucedió a ti? Espero que no. De todos modos siempre he creído que la gente es que tampoco se sienten totalmente felices consigo mismos y necesitan hacer sentir mal a los demás para estar felices con ellos mismos. Y es como si el egoísmo les cegara.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Opino igual que Claudiettha. Toda esa gente sin personalidad cuya vida es tan vacía y monótona que tiene que recurrir a entrometerse en la de los demás para obtener un sentimiento, me parecen unos hipócritas y subnormales profundos.

    Me quedo por aquí cielo, un besito.♥

    ResponderEliminar